Lunares efímeros

Anoche hablé con el lunar de tu pecho pero no fue él quien me contestó.

Anoche el lunar de tu pecho no quiso contestar porque se dio cuenta de que no había sido sincero.

Entonces besé el lunar de tu hombro, porque a pesar de no haberme hablado nunca antes, lo sentí como si lo hubiesemos hecho siempre, fue sincero y por eso lo quise.

Pero no era con el mismo sentimiento de seguridad con el que lo hacía en un pasado, ahora tengo miedo, estoy aterrorizada con la idea de volver a ser fría.

¿Qué digo?

Estoy aterrorizada con la idea de descubrir que nunca he dejado de estar congelada.

Anoche hablé con el lunar de mi pecho y me contestó,

“Lo demás es efímero, lo nuestro es eterno hasta que nos convirtamos en lo demás y será entonces cuando ya nada importe, porque cuando pudiste sentirlo, lo sentiste eterno.”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s