El teatro Cervantes

Mª de los Ángeles Bueno todavía no sabía el nombre de aquel hombre alto, de orejas grandes y trajes de chaqueta que salía todos los días de su teatro hacia su café de la acera de enfrente. Pero sí conocía su estado civil, y él conocía el de ella.

Teatro Cervantes en Tánger

Carlos Fuentes, viudo y superviviente a la guerra civil española además de a la peste negra, una nueva vida en Tánger, un teatro y un café que cuidar. Una mujer a la que enamorar.


La enamoró y cuidó de ella y de sus hijos y por ello abandonó su teatro Cervantes, su café de la acera de enfrente para que ahora su nieta contara la historia de un hombre que cruzó trincheras para traer aceitunas y pan a su familia, un hombre que siendo niño le limpiaron su traje y sus botas porque pensaron que la peste se lo llevaría.

Un hombre que inventó al “Gululu” comeniños y al que casi nadie recuerda porque ya no queda nadie que lo pueda recordar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s