Un té, por favor

Años de experiencia que le ceden el privilegio de creer que se te puede tomar algo más que un pelo.

Pero cuando él va, tú ya has vuelto más de una vez.

Aunque eso no es suficiente, sigues teniendo la esperanza de presenciar ese cambio que no va a llegar o de estar equivocándote en pensar que es más de lo mismo.

Idiota,

¿no lo ves?

otro cachito de decepción en forma de alguien o algo

¿Qué esperabas de un café descafeinado?

El amor del siglo XXI

El amor del siglo XXI es como un libro en blanco con una bonita portada.

Un amor sin contenido, en que el que la fachada es lo único que importa.

Ya nadie cree en él, porque aunque defiendan que sí, el amor sin contenido ni respeto no es amor.

Así que es por ello por lo que me he rendido ante esta era fría y decidí hace ya un tiempo buscar a los más trastornados, desequilibrados, locos seres del planeta Tierra que me evadan de la supuesta cordura de ese gélido relato al que llaman vida.

Conformista me llaman, puede que sea cierto.

Una cama,

comida,

un libro

y

un loco.

 

I(lustres).

Me hubiese/hubiera gustado un buenos días con tostadas.

Me hubiese/hubiera quedado en la ducha hasta consumirme entre arrugas.

Ah, cierto, nunca nos duchamos.

Me hubiese/hubiera perdido el tren con tal de viajar de nuevo en el manillar de esa bici amarilla.

Ahora que nos encontramos de frente en la calle, los dos levantamos tímidos la mano,

aunque quiero creer que,

nos hubiera/hubiese gustado alargarla si esas dos miradas furtivas no nos devoraran al hacerlo.

Hasta mañana

Que divertidos nos veíamos mientras tratábamos de mantener al oído esa canción.

Si hubiésemos caminado hacia la independencia no tendríamos que haber compartido auriculares.

Pero no hubiéramos bailado tan pegados como lo hicimos aquel día.

Pegados pero sin rozarnos.

Extraña sensación la de olerte y no besarte.

Mañana te casas, y hoy he bailado contigo como aceptación.

Pues acepto depender de este recuerdo,

ya que a partir de ahora, será con otra con la que pintes de verde tus paredes blancas,

con quien manches de café y té el cuaderno de campo.

Gracias por recordarme que aún queda amor en el mundo.

Aunque no sé cómo vivir si mi amor te lo llevaste contigo y es con ella con quien lo compartes.

De hambre moriré,

porque solo eran tus versos torpes tras el sexo los que me saciaban.

Trend

Existía una tendencia en ella

en buscar a alguien que creía mejor,

encontraba un extraño placer en ello,

que le hacía nadar a lo profundo de sí misma.

Ausencia de luz.

Curiosa la ausencia de luz que en ella anida,

porque ya nadie en sus sentimientos repara,

cuando hablan de amor a su oído.

Pero que niña ilusa, inocente,

y más ilusa si cree en él de ese modo cáustico,

ya que lo que no entiende es que no va a encontrar amor en quien cree superior,

pues le otorga un título a alguien que no le corresponde

y les hace hablar de algo de lo que ni siquiera ellos entienden.

Dibújame

Dibújame un beso en la espalda

Para saborearlo con otra parte que no sea la boca

Quiero sentirte vivo

y que me respires la nuca sin lunares,

ya que eres tú quien por los dos los lleva puestos,

como ese collar que espero nunca me regales.

Te echo de menos, pero es normal,

tú solo haces de mí la ciega más feliz.

Ah, ya, que vives en un instante, un momento muy lejano,

tranquilo, estiraré mi brazo,

a lo mejor alcanzo a estar juntos este verano.